Que alguien me diga

Que alguien me diga que se puede vivir sin tener vocación y que se puede amar sin tener corazón y que se puede pensar sin razón.

Que alguien me diga que esta pausa imparable, interminable e implacable pasará, y acabará al fondo de un cajón como una parte más de una colección de amarguras exhaladas en la noche del vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s