Un sauce

Un sauce llora a los caídos en la batalla, inclinando sus ramas elásticas hacia el suelo, sobre el que vierte pesadas lágrimas.  

Tanto llora el sufriente sauce, tal es su pena, que sus amargas lágrimas horadan terribles surcos  en la tierra ahora húmeda.

Surcos por los que, desde aquel momento, discurren las aguas de ríos melancólicos que nadie puede detener.

Y cuentan que un oído atento puede escuchar todavía los horribles gritos que provocaron el llanto de un ajado sauce.

photo5845739301093091913

 

7 comentarios en “Un sauce

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s