¿Por qué?

Supongo que esa es la pregunta cuando se crea un blog. ¿Por qué ? Yo creo que la respuesta es simple. La idea surge como nace una pequeña hoguera. Se tiene algo que decir, y al principio lo escribes para ti en un cuaderno, cuaderno que guardas en un cajón, escondido, para que nadie lo lea. Va pasando el tiempo, y sigues escribiendo, pero algo ha cambiado, quieres que alguien lo lea, que te de su opinión, quieres saber si lo que escribes tiene sentido o puede haber a quien pueda interesarle, gustarle… Y así surgió Alquimia con palabras. Y ahora te preguntarás, ¿Y por qué un nombre tan raro/rebuscado? Confieso que la alquimia siempre me ha llamado la atención, es una especie de magia con pretensión de ciencia que como digo en el encabezamiento del blog, buscaba encontrar la piedra filosofal para transformar por ejemplo, el metal en oro. Esta pseudociencia podría entenderse de manera metafórica. De algún modo, el hecho de elegir unas palabras y no otras, y juntarlas creando una historia, un poema o un artículo, en definitiva, un texto, puede verse como una forma de alquimia, una manera de crear algo valioso (la historia) a partir de realidades, pensamientos, ideas…Las palabras son esa piedra filosofal que nos abre la puerta a un mundo de historias en el que sumergirnos durante unos instantes, permitiéndonos coger aire para volver a nuestra vida cotidiana. Eso es lo que pretendo con lo se puede encontrar en Alquimia con palabras, pequeños retazos de pensamientos inconexos materializados a través de simples palabras, para que el lector disfrute.

 

Anuncios